Ir al contenido principal

A 8 meses de la desaparición de los 43 de #Ayotzinapa

Hoy se cumplen 8 meses de la desaparición forzada de los 43 normalistas de la Escuela Normal Rural "Raul Isidro Burgos"; 43 desapariciones, 7 asesinatos, 18 heridos y un mundo de mentiras por parte del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Acá les compartimos un vídeo que dura 27 minutos para que conozcan o aclaren lo sucedido con estos jóvenes, por qué la persecución a las escuelas rurales en México y qué reacciones han habido en la nación hermana. Así mismo les compartimos la narración de "la noche del terror" por Los Avispones de Chilpancingo, equipo de fútbol de tercera división, equipo que lamentablemente en una 'confusión' por parte de los atacantes de los normalistas, perdió a uno de sus jugadores, David Josué Garcia, y que dejó heridos a tres jugadores más y cuerpo técnico.

Por los 43, por los 30.000, por los 40.000, por todos los desparecidos de nuestra América Latina y el mundo entero, ni un minuto de silencio, porque vivos se los llevaron y vivos los queremos de vuelta.



- Pavlichenko

Los avispones narran la noche de terror

Miguel Ríos se desangraba a la orilla de la carretera. Tenía cinco balazos en el cuerpo, pero sólo recordaba el primero, que sintió como un golpecito en el codo.

Rondaba la medianoche y estaba recostado sobre la hierba en un tramo oscuro a pocos kilómetros de Iguala, donde se abre la desviación rumbo al municipio de Santa Teresa. Estaba débil. Apenas con fuerzas para mantenerse despierto por intervalos.

Era 26 de septiembre de 2014, la misma noche en que Iguala se incendió en una cacería de policías municipales y sicarios que perseguían a estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa. Esa noche desaparecieron 43 estudiantes de los que aún no se tiene certeza de su paradero.

Ríos viajaba de regreso a casa con el equipo de tercera división Avispones de Chilpancingo, integrado por futbolistas con edades entre 14 y 18 años. Venían del partido inaugural del torneo ante Iguala, al que habían vencido 3-1. Habían dejado la ciudad de Iguala 10 minutos antes. Eran casi las 11:30 de una noche que amenazaba con lluvia.

Al llegar a la desviación a Santa Teresa el camión fue emboscado por un comando de hombres armados que se confundían en la oscuridad. La primera ráfaga descarriló al vehículo y lo envió a un pequeño barranco junto a la carretera. Los tripulantes se lanzaron al pasillo y entre los asientos para cubrirse mientras las balas atravesaban la lámina con un sonido seco, como si granizara.



El ataque, sólo unos minutos

Adentro todo estaba oscuro y en silencio. Sin gritos ni súplicas, como si el miedo los hubiera enmudecido. Nadie del equipo pudo precisar cuántas ráfagas les dispararon. Sólo recordarían que el ataque duró apenas unos pocos minutos.

Era como si unas cosas sucedieran muy rápido y otras muy lento. Cuando disparaban todo parecía acelerado, pero a la vez sentía que el tiempo se hacía eterno, comentó meses después Miguel, un defensa central de 18 años.

Los atacantes intentaron subir al autobús, pero no pudieron abrir la puerta; al desbarrancarse había quedado atorada. Sólo alcanzaron a ver a dos que trataron de entrar, pero en la densa oscuridad de aquel paraje no pudieron identificarlos.

Como no lograron destrabar el acceso al camión, dispararon otra vez. Alguien grito desde dentro que no lo hicieran, que eran un equipo de fútbol. Afuera se escucharon algunas carcajadas. Luego todo quedó en silencio. Los tripulantes esperaron unos minutos para cerciorarse de que ya no estaban los hombres armados.

Entonces rompieron los vidrios de las ventanillas y saltaron hacia fuera. Algunos huyeron para perderse entre los sembradíos de maíz que crecían junto a la carretera. Los heridos de gravedad sólo se recostaron en la hierba a esperar ayuda.

De los 26 integrantes de los Avispones que viajaban esa noche, 12 fueron heridos en distinto grado. El chofer Víctor Manuel Lugo Ortiz, de 50 años de edad, murió horas después en un hospital de Iguala. El jugador David Josué García Evangelista, el Zurdito, de 15, murió dentro del autobús.

Según las versiones oficiales y las de algunos sobrevivientes, los atacantes los habían confundido con estudiantes de la normal de Ayotzinapa.

Ríos también saltó desde una ventanilla para huir hacia el monte. No sabía que estaba grave, pero al caer fuera del autobús sintió un tirón en el estómago. Esa punzada le hizo entender que las cosas estaban mal. Trató de correr para esconderse, pero no pudo. Sólo caminó unos metros y se derrumbó sobre la hierba.

No había sentido nada hasta ese momento y las piernas empezaron a dolerme, recordó el jugador. En ese breve instante sintió miedo. No a la muerte, aseguraría después, sino a que sus aspiraciones de convertirse en jugador profesional se acabarían esa noche con los balazos que recibió en las piernas.


Miguel Ríos fue admitido en la Universidad del Fútbol del equipo Pachuca y sueña con llegar al primer circuito.

Tenía una bala en el codo derecho, dos en el abdomen, una en la pantorrilla izquierda y otra en el muslo derecho. Algunos de sus compañeros intentaron detener el sangrado e improvisaron unos torniquetes con las medias con las que había jugado horas antes. Él todavía pudo llamar a sus padres para que fueran a rescatarlo.

Casi una hora después del ataque sus progenitores llegaron a aquel paraje y lo llevaron al hospital más cercano en Iguala, que a esa hora ya estaba en caos.

El padre del jugador manejó a toda velocidad su camioneta bajo una lluvia que se desató con furia. Al llegar a la entrada de la ciudad un retén policiaco impedía el paso de los vehículos.

A pesar de que les informaron que llevaban a un futbolista adolescente malherido, les apuntaron con sus armas. La urgencia se sobrepuso al miedo y el padre de Ríos apretó el acelerador sin importarle la prohibición.

Tres hospitales lo rechazaron

En Iguala tres hospitales rechazaron atenderlo –algunos con el argumento de que no recibían heridos de bala–. El último al que acudieron les abrió las puertas luego de las súplicas de la madre del jugador.

Me aceptaron, pero no quisieron bajarme en la calle porque ya estaba muy feo el ambiente por las balaceras. A esa hora no había especialista, porque al que llamaron no quiso salir de su casa por la situación en la ciudad y fue un traumatólogo el que me estabilizó, recordó.

Esa madrugada le sacaron dos balas del abdomen. Las demás se las extrajeron unos días después en un par de cirugías en un hospital de Chilpancingo.

Miguel relató aquella noche del ataque después de un entrenamiento con los Avispones en el Polideportivo de Chilpancingo, cancha donde juegan de locales.

Era una tarde soleada de diciembre de 2014 y los jóvenes jugadores aún recordaban con expresiones contradictorias aquella pesadilla. Había en ellos una tristeza inocultable por la muerte del Zurdito y del chofer del autobús, pero al mismo tiempo eludían el trauma jugándose bromas empapadas del humor más negro de su repertorio.

De nosotros sólo hablaron los primeros días, dijo Ríos aquella tarde de diciembre.

En octubre –lo había visto Miguel–, apenas una semana después del ataque, la liga de primera división había homenajeado al Zurdito con un minuto de silencio antes de los partidos.

Sin embargo, también tenía presente que nadie había gastado una palabra por el conductor del autobús, Víctor Manuel Lugo. Sabía que el clamor de todo un país que exigía la aparición de los 43 estudiantes normalistas los mandó al olvido: No repararon en que esa noche también nos atacaron a los Avispones.

El equipo nunca fue mencionado en las manifestaciones, incluso cuando la Procuraduría General de la República dio su versión en enero de 2015, a la que llamó la verdad histórica, sólo se aludió en un vídeo a los Avispones durante 30 segundos.

Los jugadores han trabajado con ayuda terapéutica para olvidar lo que ocurrió en aquel paraje, donde sólo quedan cruces de granito como memoria del asesinato del Zurdito y del chofer Lugo.

La familia del jugador asesinado no recibió la compensación que le habían prometido, ni de autoridades ni de la Federación Mexicana de Fútbol. A la del chofer, la compañía Castro Tours le dio 30 mil pesos por 10 años de trabajo y Miguel Ríos fue admitido en febrero de 2015 en la Universidad del Fútbol en el club Pachuca.

Su objetivo es convertirse en jugador de primera división, pero aún no recupera por completo la movilidad de los dedos de la mano derecha. Pese a todo, los Avispones avanzaron a la liguilla de la tercera división, aunque fueron eliminados hace un par de semanas. Aun así, se reconocen como un equipo ejemplar que supo reponerse en un torneo que no olvidarán jamás.

Nota del editor:
1) Se toma la nota 'Los avispones narran la noche del terror" origianal de aquí.
1) Se incluyen nuevas fotografías e introducción.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cómo el nacionalismo usurpó el Antifascismo en los deportes de Los Balcanes

Los atletas balcánicos estaban dispuestos a morir luchando contra el nazismo y el fascismo en los años 30 y 40, pero algunas figuras deportivas prominentes ahora defienden el nacionalismo. Cuando la antigua Yugoslavia comenzó a desmoronarse durante las guerras balcánicas de los años 90, muchos atletas prominentes empezaron a abrazar abiertamente el nacionalismo.
Era una inversión asombrosa para las estrellas del deporte yugoslavas, eran deportistas antifascistas que habían adoptado una actitud contra el fascismo apoyado por los nazis antes y durante la Segunda Guerra Mundial para que fueran reverenciados por los yugoslavos. 
Uno de esos antifascistas y deportistas comprometidos era Bozidar 'Bosko' Petrovic. A mediados de la década de 1930, Bosko estaba jugando para el Yugoslavia Football Club, pero se enteró de que el equipo Belgrado Sports Club, BSK, jugaría un partido de fútbol en Francia. Él inmediatamente canceló su contrato y se unió al BSK.
Sin embargo, la estrella del fútb…

Entrevista a Azione Diretta #AzioneDiretta

Para cerrar el año les compartimos una entrevista que va muy de la mano con nuestra línea, donde música, fútbol y política son armas y muestra de solidaridad. Desde #Perugia, #Italia los compañeros de la banda Azione Diretta nos hacen reafirmar vamos por el buen camino cada uno trabajando desde su respectivo lugar.


1.- ¿Nos podrían dar una breve historia sobre su banda?
Manuele (Poto – Vocal) Azione Diretta nace a mediados del año 2000 de las cenizas de otros proyectos musicales, conocidos en común y la gran afición por el A.C. Perugia, el equipo de fútbol de nuestra ciudad, encontré a Ciski. De ahí junto a otros tres chicos con los cuales compartíamos la pasión por la música punk, empezamos a tocar en una sala de ensayo “ocupada” dentro de una estación de trenes. Las primeras tocadas fuera de la ciudad, las armamos con otra banda de paisanos, ”Mob”, un poco mayores que nosotros.
En 2007 salió nuestro primer álbum, un SPLIT con una banda de amigos de Turín, “Frangia Violenta” (el disco fu…

La Gradinata Nord Genoa recuerda a Issam Zahreddine #GradinataNordGenoa #IssamZahreddine #Siria

Uno de los derbis más reconocidos mundialmente por la pasión que desborda es el llamado Derby della Lanterna, el nombre hace referencia a la Torre della Lanterna que es el faro de Génova, que se alza sobre la colina de San Benigno a una distancia relativamente corta del antiguo barrio de Sampierdarena.

El Derby della Lanterna enfrenta entonces al Genoa C.F.C, el club más antiguo de Italia fundado en el año 1893 en contra de la Unione Calcio Sampdoria con los colores propios de dos clubes que se fusionan en 1946, el Andrea Doria y Sampierdarenese, para así portar los tonos azul, blanco, rojo y negro ganándose el mote de blucerchiati.

En definitiva, existe la rivalidad y expectativa, se puede tener una temporada de horror y no aspirar siquiera al campeonato, pero no es concebible perder el Derby, ya que esa derrota infringe un golpe directo al honor. El equipo vencedor es dueño de la luz de Génova y las consecuencias de ello al siguiente día son y serán históricas. Después del Derby la …
siguenos en facebook
siguenos en Twitter
sígueme en Instagram
sígueme en Instagram