Ir al contenido principal

#PiermarioMorosini, el número 25 inmortal


Existen muchos ejemplos de futbolistas sometidos a una literal explotación, en esa visión del futbol moderno al considerar al jugador como mercancía, sin importar las consecuencias de cargas físicas y mentalmente extensas. Luego de la tragedia en los campos se genera un ambiente de “pseudo” preocupación y consciencia en relación a las afectaciones de salud, así como a la excesiva competencia y sus secuelas.  

Un día como hoy 14 de Abril pero del año 2012, caía en el campo de juego en a sus 25 años de edad, Piermario Morosin ‘’il moro’’, víctima de un infarto (tres en un minuto).  La desgracia se suscitó en  pleno partido de la Serie B de la liga italiana, en donde el A.S. Livorno visitaba el estadio Adriático, el campo de local del club Pescara. 

Corría el minuto 32, cuando el centrocampista de forma dramática se desplomó en el campo, las imágenes son terribles, pues Morosini cae de frente y en una especie de reflejo corporal o reacción trata de incorporarse en un intento por seguir luchando, pero no le es posible.  Todos los presentes se percatan de la gravedad del asunto e inmediatamente se detienen las acciones para que pueda ingresas la asistencia médica.  Los paramédicos en un intento desesperado por salvarle la vida utilizan todo el material a su alcance, los futbolistas de ambos equipos, compañeros de profesión no ocultan sus expresiones de tristeza,  y de pronto, un silencio sepulcral inunda el estadio; Piermario había fallecido.  

Luego de la desgracia la polémica no puede estar fuera  y con justa razón, ya que es lógico que si  se juega al futbol profesional, los preparativos para llevar a cabo un partido conllevan la vigilancia de ciertas condiciones, además de medidas de seguridad de acuerdo a lo establecido por el reglamento tanto dentro como fuera del campo de juego. Por desgracia, dichas medidas, casi siempre se omiten en privilegio de los tiempos establecidos por las televisoras o los patrocinios, ya que el tiempo el tiempo es dinero y ante ello, la seguridad no vale poco.  

Cuando el equipo de emergencia a bordo de la ambulancia quiso atender el llamado, se encontró con los puntos de acceso al estadio bloqueados por autos,  tuvieron que intervenir los bomberos del estadio e incluso los mismos jugadores unieron fuerzas para conseguir desbloquear el acceso. Durante todas estas maniobras, se perdieron segundos vitales que quizá marcaron la diferencia entre la vida y muerte de Morosini.  Aunque los especialistas consideran que el final trágico era imposible de evitar debido a la magnitud del infarto, siempre quedara la duda del que hubiera pasado si medidas de seguridad del estadio fueran las correctas. 

Como es lógico, lo que paso después era de esperarse, la Federación Italiana suspendió temporalmente todos los partidos oficiales de aquella fecha y recomendó a los clubes afiliados vigilar de manera estricta las medidas de seguridad, pero todo ello ya no le regresaría la vida a Piermario. 

Más allá del futbolista, la vida de la familia Morosini había estado marcada por la desgracia, luego del fallecimiento de sus padres y del suicidio de uno de sus hermanos, Piermario era el total sustento y apoyo de su hermana María Carla, quien vive aquejada de una enfermedad grave y que ahora quedaría totalmente desprotegida.  Pero muchas veces el futbol da lecciones, Antonio Di Natale gran amigo de Morosini decidió hacerse cargo de Carla María como gesto de hermandad y agradecimiento a la amistas que tuvieron, así, dicho gesto nos deja un gran ejemplo de solidaridad. 

Los hinchas del Livorno no se quedarían atrás en su homenaje, como muestra de total admiración, respeto y reconocimiento a uno de los suyos -uno di noi-, a quien lo dio todo por su squadra, por los colores, por la maglia que defendió y que portaba al desplomarse. Se desplegaron por toda la Curva Nord mensajes como: Morosini VIVE, Ciao Piermario-sempre nei nostri cuori o Numero 25 inmortal, mensajes que incluso hoy día es común ver en las tribunas del estadio. 

El estadio Armando Picchi, el que se convertiría en su casa, fue escenario de un homenaje póstumo en el que los aplausos y canticos al paso de la carroza se escuchaban sin cesar, una emotiva ceremonia que hoy aún recuerdan los hinchas del Livorno y los integrantes dela Curva Nord, y que selló el compromiso ineludible de nunca condenar al olvido al legendario Piermario Morosini, que a la postre siempre será recordado como el inmortal número 25. 








En memoria de 
Piermario Morosini 
(Bérgamo, Italia, 5 de julio de 1986 - Pescara, Italia, 14 de abril de 2012)

- Dimitrov

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cómo el nacionalismo usurpó el Antifascismo en los deportes de Los Balcanes

Los atletas balcánicos estaban dispuestos a morir luchando contra el nazismo y el fascismo en los años 30 y 40, pero algunas figuras deportivas prominentes ahora defienden el nacionalismo. Cuando la antigua Yugoslavia comenzó a desmoronarse durante las guerras balcánicas de los años 90, muchos atletas prominentes empezaron a abrazar abiertamente el nacionalismo.
Era una inversión asombrosa para las estrellas del deporte yugoslavas, eran deportistas antifascistas que habían adoptado una actitud contra el fascismo apoyado por los nazis antes y durante la Segunda Guerra Mundial para que fueran reverenciados por los yugoslavos. 
Uno de esos antifascistas y deportistas comprometidos era Bozidar 'Bosko' Petrovic. A mediados de la década de 1930, Bosko estaba jugando para el Yugoslavia Football Club, pero se enteró de que el equipo Belgrado Sports Club, BSK, jugaría un partido de fútbol en Francia. Él inmediatamente canceló su contrato y se unió al BSK.
Sin embargo, la estrella del fútb…

Las castas de ayer, el clasismo de hoy en México

Por: Paulin Mendiak Texto de referencia: González López, H., Marquina Sánchez, I., Contraras Asturias, C. (2013). “La Civilidad en las Castas Veladas del México Actual”. Política y Sociedad, Vol.50 Núm 2: 517-542 [https://revistas.ucm.es/index.php/POSO/article/viewFile/40016/40777] Nota: Clasismo, según el diccionario de la RAE, es la actitud de quienes defienden la discriminación por motivos de pertenencia a otra clase social.Por lo general, un clasista asume su pertenencia a una u otra clase y obra en consecuencia para beneficiar los intereses de quienes son de su misma clase y en perjuicio de quienes no pertenecen a ella.
En México, luego de emitidos los resultados de las pasadas elecciones, se hizo más evidente de lo que ya es la existencia de la llamada a doble civilidad, misma que comprueba la discrepancia y la separación entre “los más blancos” y “los más obscuros”. Tal situación puede rastrear su raíz en el sistema de castas colonial. “Los más blancos” respaldados en un poder ec…
siguenos en facebook
siguenos en Twitter
sígueme en Instagram
sígueme en Instagram